Educar los sentimientos (Hacer Familia n 63)

Educar los sentimientos (Hacer Familia n 63) por Alfonso Aguil贸

Titulo del libro : Educar los sentimientos (Hacer Familia n 63)
Fecha de lanzamiento : June 25, 2013
Autor : Alfonso Aguil贸
N煤mero de p谩ginas : 296
ISBN :
Editor : Palabra

Descargue gratis el libro Educar los sentimientos (Hacer Familia n 63) con nosotros, pase tiempo con los beneficios y rel谩jese en las redes sociales. En el mundo loco de la modernidad, t贸mese el tiempo para escapar del gris de la vida cotidiana y muchos problemas. Descarga Educar los sentimientos (Hacer Familia n 63) de nuestro sitio, sum茅rgete en el mundo m谩gico de la palabra impresa. En nuestro portal hay lecturas para todos los gustos y, lo m谩s importante, no le costar谩 ni un centavo.

Alfonso Aguil贸 con Educar los sentimientos (Hacer Familia n 63)

Este libro no pretende sustituir la raz贸n por los sentimientos, sino mostrar el modo de armonizar mente y coraz贸n. En definitiva: unir lo que quiero y lo que debo. Resulta patente que muchas personas con un alto coeficiente intelectual (CI), pero con escasas aptitudes emocionales, se manejan en la vida mucho peor que otras de modesto CI pero que han sabido educar bien sus sentimientos. Parece claro que un elevado CI no constituye, por s铆 solo, una garant铆a de 茅xito profesional, y mucho menos de una vida acertada y feliz. La educaci贸n de los sentimientos comprende habilidades como el conocimiento propio, el autocontrol y equilibrio emocional, la capacidad de motivarse a uno mismo y a otros, el talento social, el optimismo, la constancia, la capacidad para reconocer y comprender los sentimientos de los dem谩s, etc. Las personas que gozan de una buena educaci贸n afectiva son personas que suelen sentirse m谩s satisfechas, son m谩s eficaces y hacen rendir mucho mejor su talento natural. Quienes, por el contrario, no logran dominar bien su vida emocional, se debaten en constantes luchas internas que socavan su capacidad de pensar, de trabajar y de relacionarse con los dem谩s. Como es l贸gico, no se trata de sustituir la raz贸n por los sentimientos, ni tampoco lo contrario. Se trata de descubrir el modo inteligente de armonizar mente y coraz贸n, raz贸n y sentimientos. El gran logro de la educaci贸n afectiva es conseguir, en lo posible, unir el querer y el deber, porque as铆 se alcanza siempre un grado de felicidad -y de libertad- mucho mayor.